Crítica a Becchin to Mandala

Becchin to Mandala Book Cover Becchin to Mandala
Jiro Matsumoto
Manga, seinen,
Manga Erotics F
2009

                                         Mandala, you are a bitch.

Para empezar con lo que va a ser mi ración de críticas semanales, creo que Becchin to Mandala puede ser un buen ejemplo de manga poco conocido y reconocido que está bien como está. De hecho, las escasas críticas que uno puede encontrar en MyAnimeList y las valoraciones generales del mismo sitio no la ponen precisamente en un lugar privilegiado. Pero entonces, ¿por qué narices iba a estar yo haciéndole una crítica?
Veamos. Becchin to Mandala no es un manga que esté dirigido a todo el mundo, y tampoco espera gustar a dicho mundo. Jiro tiende a hacer un poco lo que le da la gana y a no tener límites en cuanto a contenido transmitido (no sólo en esta obra, aunque en Freesia lo organiza todo de un modo menos caótico), y eso en este caso se nota. Quedan cabos sueltos que luego resultan no serlo, y no hace más que plantear preguntas sin respuesta.

Y bien, ¿de qué trata entonces este manga?

Becchin to Mandala (conocido como Velveteen & Mandala en inglés) cuenta la historia de un par de chicas jóvenes que sobreviven a duras penas en un mundo post-apocalíptico (uno de tantos) invadido por la guerra, la contaminación y…una especie de zombies. Van a clase cuando les apetece y viven en un campo alejado de la ciudad (dentro de un tanque abandonado), del cual son “encargadas”. Como los adultos no pueden ocuparse de temas tan poco importantes como la conservación de un mundo medio en ruinas, la tarea les es legada a algunos adolescentes en calidad de funcionarios públicos, recibiendo suministros esporádicos para continuar con su tarea. Y si por algún motivo se nos mueren, pues ponemos otros.

newslargematsumoto05

Becchin a la izquierda, Mandala a la derecha

Si bien el famoso elemento zombies puede echar para atrás a más de uno (y me incluyo), no es realmente importante en el desarrollo de la obra. Es cierto que es una parte de su día a día y su ocupación, pero se intenta que no sean el tema principal. Hay zombies y hay que ocuparse de ellos, pero nada más. Y ellas también lo ven así.

En lo que destaca Becchin to Mandala es en el terreno psicológico. Becchin to Mandala intenta crear paranoia y confusión en la mente del lector. El manga está diseñado de tal manera que el ambiente general sea ligeramente opresivo y no permita demasiados momentos tranquilos. Ni Becchin ni Mandala pueden bajar la guardia del todo, así que nosotros tampoco.
Esto se consigue con un argumento poco lineal y excesivamente diluido, y pistas a medias de cómo es el interior de la cabeza trastornada de las protagonistas. No hay historia como tal y se nos van presentando sucesos de su día a día, lo cual da manga para rato. Si bien los misterios de ¿y por qué se ha ido el mundo al traste esta vez? o ¿pero y todos esos zombies? también se resuelven y se tratan, parece más un elemento incluido que la base sobre la que se asienta todo.

La falta de trama podría parecer un problema, pero es algo que también ayuda a Jiro a crear ambiente. Llega un punto en el que dejamos de saber lo que es abajo, lo que es arriba y lo que está pasando.

¿He leído esto ya? ¿Esto pasó antes o después de lo que me está contando ahora? ¿Qué narices le pasa a Mandala en la cabeza?

No era una pregunta retórica.

No era una pregunta retórica.

Y es que esa es otra: los personajes son todo un enigma. Impredecible me parece la mejor manera para describir a las dos protagonistas, y no me quedo corta diciendo que su relación es sumamente extraña. En un mundo asalvajado y agresivo a más no poder, la ley del más fuerte es la única que de verdad sigue activa. Becchin y Mandala se quieren, pero puede que de repente les de por cazarse mutuamente e intentar acabar la una con la otra. Lo que hay detrás de todo esto se descubre sólo en los últimos capítulos (y ni siquiera entonces uno acaba de comprender cuántos tipos de problemas psicológicos acumularán).
También en este apartado podríamos hablar de un personaje secundario que aparece en más de dos paneles (no hay demasiados personajes en general), pero prefiero dejarlo en el aire. Las principales interacciones entre personajes tienen lugar entre las dos chicas.

El dibujo es ligeramente basto y algo grueso, con degradados y sombras bastante abundantes. Jiro le da un aspecto realista a sus personajes y un detalle bastante cuidado a mecanismos y paisajes del mundo destrozado.

Kill 'em with fire!

Kill ’em with fire!

Si de algo habría que recordar para cerrar con la crítica es que este manga es un seinen. Se ven desnudos y algo de sexo explícito, y sangre a raudales cuando los zombies tienen protagonismo, por lo que es algo a tener en cuenta si os molesta u os puede traer problemas.

Buenos días, Becchin

Buenos días, Becchin

 

Como conclusión, diría que este manga puede no agradar. Puede parecer raro y una pérdida de tinta y papel. Es fácil que sea así y yo lo entiendo, pero mi experiencia para con este manga es lo que me lleva a recomendarlo.

Si bien no se convertirá en uno de vuestros favoritos (¿o sí?) y mucha gente preferirá otras obras del artista (o ni lo tocará, directamente), creo que puede ser una lectura interesante y particular para quienes gusten de historias fuera de lo común.

 

4 comments

  1. Belbezious D says:

    Me ha gustado bastante, y no me ha costado mucho seguir la trama, pero el final me decepcionó un poco ¿Alguna otra obra del autor?

    • Osikaa says:

      Entiendo que el final pueda resultar un poco decepcionante y precipitado, la verdad. Suelo darme poca cuenta de por dónde están yendo los tiros hasta que leo algo importante y evidente, y creo por eso me hizo más gracia. (?)
      Yuretsuzukeru (Keep on vibrating) me gustó bastante y también es suya.

  2. […] quiero destacar hoy es algo raro en lo que suele ser mi selección. Como ya dije en la entrada de Becchin to Mandala, los zombies nunca han sido mi tacita de té tema de “terror” favorito, e incluso […]

  3. […] unos meses, Osikaa reseñaba Becchin to Mandala y, gracias a esa reseña, yo me animaba a leerlo y descubría así a uno de los autores más […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *